Real Federación Andaluza de Golf

Una charla con dos campeones de Europa: Víctor Pastor y Ángel Hidalgo

Los cuerpos y la voz se resienten por el esfuerzo de la semana. No es para menos. No todos los días puede uno gritar a los cuatro vientos que es campeón de Europa. Sin embargo, la felicidad puede con todo, hasta con el cansancio. Los andaluces Víctor Pastor y Ángel Hidalgo ya están en casa, con los suyos, disfrutando del éxito de haber conseguido con España el cuarto campeonato de Europa Absoluto. Es un buen momento de hacer balance y recordar una semana que ya es inolvidable.

¿Cómo se siente uno como campeón de Europa?

Víctor Pastor: “Es una sensación increíble, no creo que la pueda definir mejor. Levantarte al día siguiente y saber que hemos dado lo mejor que teníamos cada uno de nosotros y eso nos ha valido para ganar el Campeonato de Europa, que era lo más de este año, es increíble. No he tenido una sensación mejor en mi vida”.

Ángel Hidalgo: “Se siente una alegría muy grande, nadie se lo esperaba. Aunque todos confíabamos, en realidad nadie se lo podía esperar”.

 

España no estaba en las quinielas y, sin embargo, se hizo con el oro, ¿dónde estuvo la clave?

V.P.: “No creo que sea así porque el primer paso, que era clasificarnos para el medal, lo dimos bien. Cierto que entramos séptimos, pero la realidad es que no estábamos jugando mal, al revés, todos íbamos a aportar al equipo y a partir de ahí quedaba luchar y creer. Hemos conseguido el objetivo que era ganar. A lo mejor no éramos favoritos, pero sabíamos que podíamos ganar el campeonato”.

A.H.: “La clave ha estado en la lucha constante, en no venirnos abajo en ningún momento y darlo todo en cada golpe... y un poco de suerte también”.

 

¿Alguna anécdota que se os haya quedado grabada para siempre?

V.P.: “Anécdotas hay muchas, con Txomin Hospital que ha jugado el Tour y ha vivido mucho con Seve. Siempre nos estaba contando historias de Seve. Lo mejor ha sido el buen ambiente durante toda la semana. Las frases del torneo han sido mi “Y ahora qué” en semifinales y la de Manu Elvira, que en cuartos metió un putt de doce metros para birdie y dos metros antes ya estaba diciendo “qué bien va, qué bien va”. Te acuerdas de ellas y son cosas que se nos van a quedar siempre a todos. Teníamos unos buenos capitanes que nos han contado buenas historias. Todo suma para lograr el oro”.

A.H.: “Ha sido también un poco la rutina, ir todas las noches al mismo sitio a cenar, a una heladería... La frase del torneo es cuando Víctor mete el putt de semifinales: “Y ahora qué...”. Esa es la frase más sonada esta semana”.

 

¿Qué nota os pondríais a título individual?

V.P.: “He demostrado un buen nivel. Pienso que estoy teniendo un buen rendimiento. Me gustó mucho tanto la primera como la segunda vuelta. No fue fácil adaptarse a tanto viento. Lo sufrí, pero aguanté bien, y al final mi +4 contó. El segundo día empecé muy bien y después tuve un momento malo, pero los segundos nueve fueron mágicos, con muchos birdies. Con Adriá me he sentido comodísimo jugando el foursome. He jugado un buen golf, he sabido medir los tiempos, aprovechar las oportunidades. He jugado con dos jugadores, el sueco y el inglés, a los que no podía darles oportunidades. Contra Inglaterra tuve un pequeño bajón, pero supe llevarlo adelante”.

A.H.: “La verdad es que no ha sido mi mejor golf esta semana, pero con la lucha que le he puesto y las ganas y mi juego corto, que ha sido muy bueno, me podría un 7,5 o un ocho. No más porque no he estado muy alto. Lo puedo hacer mejor”.

 

¿Y el futuro, qué nos podéis desvelar?

Aquí coinciden los dos: “Vamos a jugar el Interatuonómico al Castillo de Gorráiz y después jugaremos el Norberto Goizueta en Guadalmina, que puntúa para el ranking mundial”. Además, Víctor Pastor apunta: “quiero acabar la carrera o dejarla lista para acabar y a partir del verano que viene pensaré en ser profesional, ya veré que decisión tomo”.

  • Víctor Pastor y Ángel Hidalgo, en el equipo campeón de Europa.